Warning: Declaration of Themify_Mega_Menu_Walker::start_el(&$output, $item, $depth, $args) should be compatible with Walker_Nav_Menu::start_el(&$output, $item, $depth = 0, $args = Array, $id = 0) in /homepages/33/d264953885/htdocs/micasasana/wp-content/themes/magazine/theme-class-menu.php on line 16
Pack Básico | Mi Casa Sana

Pack Básico

Entradas de Pack Básico.

¿Qué hacer para saber si estamos expuestos a niveles altos de electrocontaminación?

¿Qué hacer para saber si estamos expuestos a niveles altos de electrocontaminación?

CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOSÚnicamente realizar una medición con los equipos adecuados para determinar los niveles de electrocontaminación a los que estamos expuestos.

No obstante lo anterior,  hay signos que podemos detectar y que nos alertan de una sobreexposición: 

1- Levantarnos por la mañana con la sensación de cansancio, a pesar de haber dormido las horas suficientes.

2- Dificultad para conciliar el sueño sin motivo aparente y desvelarnos varias veces durante el periodo nocturno de sueño.

3- Irritabilidad de forma continua y sin motivo aparente.

4- Sensación prolongada de decaimiento y pérdida de vitalidad.

5-  Dolores musculares o articulares de forma generalizada en todo el cuerpo.

Ciertamente son síntomas que todos podemos observar en algún momento de nuestra vida. Sin embargo cuando perduran en el tiempo, podrían estar originados por unos altos niveles de electrocontaminación en el dormitorio o en el lugar de trabajo.

¿Qué podemos hacer para prevenir un impacto negativo en nuestra salud?

Si se ha realizado una medición, la solución consiste en determinar de dónde proviene la fuente de emisión y aplicar las medidas correctoras, las cuales  van desde simples desconexiones internas nocturnas a pinturas apantallantes en función de su origen.

Si todavía no se ha hecho una medición profesional en los espacios afectados, podemos hacer las siguientes comprobaciones :

1- Bajar el automático del cuadro de la luz del dormitorio, comprobando previamente que no sea el mismo al que está conectado el frigorífico. Así estaremos exentos de baja frecuencia proveniente de la instalación eléctrica de la casa, durante la noche de radiación.

2- Apagar el WiFi cuando nos vamos a dormir.

3- Si tenemos un teléfono inalámbrico en el dormitorio, desconectarlo durante la noche o sustituirlo por uno fijo o antiradiación.

4- Si dormimos con el teléfono móvil en el dormitorio, ponerlo en modo avión y por supuesto evitar dejarlo debajo de la almohada, ya que sus materiales y componentes  generan un campo magnético  que interfiere  con las frecuencias cerebrales.

6- Tomar una ducha, porque su efecto hace la función de toma a tierra y nos descarga.  Si nos encontramos en nuestro lugar de trabajo,  poner las manos bajo el chorro de agua del grifo del baño, cuantas veces sea necesario.

7- A poder ser, caminar descalzos por el jardín o por la playa. Nos conecta a tierra directamente y nos ayuda a descargar la tensión acumulada en el sistema nervioso.

Estos son algunos puntos a tener en cuenta, iremos aportando más…

“Aprender a relacionarnos con los Campos Electromagnéticos que nos rodean y que nos habitan nos ayudará a disfrutar de una mejor calidad de vida”

 Rosa Garzón, Especialista en Salud Geoambiental

La ley española permite niveles de radiación de WiFi y móviles 4.000 veces mayores a lo recomendado

La ley española permite niveles de radiación de WiFi y móviles  4.000 veces mayores a lo recomendado

ondas Wifi, electromagneticas, contaminaciónMientras países como Francia están eliminando las redes ‘WiFi’ en bibliotecas, colegios y lugares públicos,  la legislación española (año 2001) establece unos límites máximos que son 4.000 veces superiores a los recomendados por la Convención de Salzburgo.

Una nueva fundación combatirá la sobreexposición a radiaciones y otras ondas electromagnéticas.

MADRID, 23 (SERVIMEDIA)

La legislación española establece unos límites máximos para las ondas, radiaciones y campos electromagnéticos que son 4.000 veces superiores a los recomendados, según afirman desde la Fundación para la Salud Geoambiental, organización que nace para investigar y trabajar por un entorno más sano.

En la presentación en Madrid de esta fundación, su vicepresidente, Fernando Pérez, alertó de que la sobreexposición a estas radiaciones procedentes de antenas de telefonía móvil, sistemas inalámbricos, “WiFi” o de electrodomésticos apagados puede provocar daños para la salud, desde un cansancio inexplicable hasta graves alteraciones en el sistema inmunológico.

Los síntomas, según explicó, pueden variar desde dolores de cabeza hasta manifestaciones más graves, como disfunciones en el sistema endocrino, reproductor o inmunológico, que pueden derivar en tumores.

En cuanto a las radiaciones artificiales, recordó que en el año 2002 la Convención de Salzburgo recomendaba limitar la radiación máxima en todas las altas frecuencias a 10 microvatios por centímetro cuadrado, y a 0,1 específicamente en las frecuencias de telefonía móvil.

Por esta razón, y aunque países como Francia están eliminando las redes ‘WiFi’ en bibliotecas, colegios y lugares públicos, la Fundación lamenta que la legislación española  (año 2001) establece unos límites máximos que son 4.000 veces superiores a los recomendados por la Convención de Salzburgo.

“La tecnología avanza a pasos agigantados y cada vez estamos expuestos a más fuentes de radiación, pero las leyes no se están adaptando a esta realidad”, añadió este experto.

CONSEJOS DE FÁCIL IMPLEMENTACIÓN

Sin embargo, combatir estos riesgos es fácil y no conlleva grandes costes, según indicó el director gerente de la Fundación, Ezequiel Cabado.

Algunos de ellos son estudiar dónde se sitúan los lugares de alta permanencia, como cama y puesto de trabajo, para garantizar que no están expuestos a alteraciones procedentes de las redes inalámbricas para Internet o los teléfonos inalámbricos, evitar los colchones de muelles, poner pilas al despertador (si es eléctrico), apagar el “router WiFi” si no se está usando o utilizar el modo “manos libres” en el móvil.

RADIACIONES NATURALES

Las radiaciones pueden tener también un origen natural, procedentes del subsuelo (alteraciones geofísicas, redes geomagnéticas naturales, radiactividad ambiental, gas radón).

De las cientos de viviendas que dice haber analizado el vicepresidente de la Fundación, la mitad presentaba problemas de radiaciones naturales en el lugar donde se situaba la cama, que es donde más horas al día se permanece.

Para combatir el problema, la Fundación para la Salud Geoambiental se dedicará a la investigación sobre las ondas, radiaciones y campos electromagnéticos naturales y artificiales, promoverá la creación de una titulación profesional al respecto y redactará propuestas de proyectos de ley, con vistas a presentarlos a los poderes públicos para su posterior debate en las instituciones pertinentes.

“Queremos que ningún ser vivo enferme debido a la influencia de los lugares donde desarrolla su vida”, concluyó Cabado.

(SERVIMEDIA)

Fuente El Economista…